«Escribiendo…»

Hacía tiempo que no tenía pareja y, a pesar de lo que le decía su abuela, para ella no era un problema. Ella estaba bien. Tenía su trabajo, sus hobbies, sus amistades y su familia. Aunque no le había ido mal en el amor, no sentía la necesidad de apuntarse a ninguna app para encontrarlo porque, en realidad, no lo buscaba.

Tampoco es que fuera especialmente activa en las redes, pero, a veces, se le ocurrían cosas que, a sus ojos, eran ingeniosas, o bonitas, o injustas, y entonces… las compartía. Quienes normalmente interactuaban con ella eran sus familiares y amigos, hasta que, un día, se dio cuenta de que había un perfil que comentaba sus publicaciones con cierta asiduidad. Eran comentarios puntuales y breves, pero divertidos e inteligentes.

Entonces, se descubrió sonriendo… y respondiendo. Toda una sorpresa.

En principio se lo tomó como una aventura. Ella, que siempre había escuchado a sus amigas contar cómo conocían a sus ligues en Internet, se sentía totalmente novata y perdida. Sin embargo, la curiosidad ganó la primera partida.

Hablar hasta altas horas de la noche se había convertido en una costumbre para ellos. También darse los buenos días y contarse cosas cotidianas, así como experiencias o pensamientos que nunca antes habían compartido con nadie. La complicidad ganó la siguiente partida.

«Escribiendo…»

Continuar leyendo ««Escribiendo…»»

Todos son «días del padre»

Hoy es 19 de marzo, otro más. Creo que el vigésimo noveno que pasamos sin ti, papá, y, aunque escribo estas líneas con lágrimas en los ojos, no es un día tan diferente a los demás porque todos, todos y cada uno de los días que he vivido sin ti, te he echado (y te echo) de menos.

En otras ocasiones, en este mismo blog, he contado cómo fue para Bea y para mí perderte siendo tan pequeñas. Y también sobre las emociones que me provocó, y aún me provoca, una herida como aquella.

En parte lo hago por si, leerme, puede ayudar a personas que han vivido situaciones parecidas a no sentirse solas en su dolor. También lo hago por mí, para poder poner palabras a lo que siento, y un poquito también por ti, como si ésta pudiera ser una más de tantas conversaciones que teníamos, en las que tú me escuchabas y explicabas con infinita paciencia todo lo que a mí, tu microbio curioso y parlanchín, se me ocurría preguntarte.

Continuar leyendo «Todos son «días del padre»»

A ti, que eres importante para mí. Hoy y cualquier día del año.

A medida que me hago mayor (que no me convierto en señora, ojito) me sorprende cada vez más la variedad e intensidad de emociones que movilizan estas fechas.

Hay estrés por los objetivos y expectativas que nos marcamos acerca de la cantidad de comida en las mesas compartidas (¿verdad, mamá?), los regalos  (Papá Noel, Olentzero, Reyes, amigos invisibles… Por cierto, cuñado, sigo esperando tu lista de deseos) y los encuentros con familiares y amigos más o menos deseados, o más o menos obligados. Continuar leyendo «A ti, que eres importante para mí. Hoy y cualquier día del año.»

¿Se nos rompió el amor de tanto usarlo? Mi última colaboración en Eslang

Aunque esta colaboración tiene ya algunos meses, os la dejo por aquí porque, para bien o para mal, es un tema que nunca pasa de moda.

  • ¿Es mejor dejar o ser dejado?
  • ¿Es lo mismo amor que enamoramiento?
  • ¿Qué se puede hacer si ya no sientes lo mismo?

Acerca de estas cuestiones nos preguntó la periodista Celia Marín a mi colega Sonia García y a una servidora. Si quieres conocer las respuestas, pincha aquí.

Y recuerda que, en cuestiones de terapia de pareja, lo importante es tener un final feliz o… un feliz final.

Carne cruda + San Valentín = (des)amor + sexo + neurociencia

El pasado 14 de febrero con motivo de la celebración del día de San Valentín (patrón de grandes almacenes y todavía mayores centros comerciales), la inigualable y dicharachera astrocoplera Natalia Ruiz Zelmanovitch y el crudo crudísimo Javier Gallego me invitaron a participar en el programa Carne Cruda para hablar, junto con Ramón Nogueras y José Ramón Alonso sobre amor, desamor, sexo y neurociencia. Fue divertido, interesante y, como siempre, riguroso.

No tengo palabras para agradecer al programa la invitación, pero todavía menos para el estupendo sándwich que me hicieron. Y explico que digo sándwich porque mi intervención fue precedida por la de Ramón y seguida por la de José Ramón.  No vayáis a pensar otra cosa, que nos conocemos…

Continuar leyendo «Carne cruda + San Valentín = (des)amor + sexo + neurociencia»

Amor, comunicación y «te quieros»: mi colaboración en un artículo de Eslang

Hace unas semanas Cecilia Marín contactó conmigo para conocer mi opinión profesional como psicóloga y terapeuta de pareja acerca de la importancia que tienen esas 8 letras en las relaciones afectivas. Te quiero. ¿Qué significa? ¿Qué implica? ¿Qué hacer si nos lo dicen? ¿Qué hacer si no sentimos lo mismo?

“Los sentimientos se tienen, no se fuerzan ni se razonan”, justifica Morán. “Si no correspondes a la persona que te lo dice, no es culpa de nadie. La comunicación explícita, pero cuidadosa con los sentimientos de la otra persona es la mejor herramienta para entendernos”.

Podéis leer el resto del artículo, en el que también participa la psicóloga Sonia García, en el siguiente enlace: ¿Por qué es tan importante decir te quiero (si es que lo es)?