Santiago de Compostela, EEEP y una servidora: desmontando mitos sexuales

El pasado viernes 25 de mayo, gracias a  l@s escéptic@s de la ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Críticotuve la fortuna de estar en Santiago de Compostela hablando de uno de los temas que más me apasionan (en todos los sentidos): la sexualidad humana.

Hablando sobre el Informe Hite y lo que se desveló sobre la masturbación femenina (Foto de @eeepCOMPOSTELA)

Durante algo más de una hora, el ambiente del acogedor Airas Nunes Café se llenó de reflexiones, información, rigurosidad y humor. También de un montón de personas curiosas e interesantes que hicieron que dar esta charla fuera un auténtico placer. ¡Gracias a tod@s!

Airas Nunes Café a tope de curios@s y escéptic@s (Foto de @eeepCOMPOSTELA)

¿Mi objetivo? Desmontar algunos de los más perjudiciales mitos que estropean y enturbian la vivencia y disfrute de la sexualidad. Para muestra, unos botones:

Continuar leyendo “Santiago de Compostela, EEEP y una servidora: desmontando mitos sexuales”

De armadillos y erizos. Estilos comunicativos.

Si tienes la mala suerte de conocerme, personal o profesionalmente, sabes bien que soy una firme defensora de la comunicación y, en especial, de la comunicación explícita, sincera, respetuosa y asertiva (no confundir con el sincericidio: la sinceridad empleada sin tener en cuenta el impacto en el otro, es decir, sin empatía).

El objetivo de este post es intentar transmitir la relevancia que tiene la comunicación en las relaciones personales porque, lamento decirte que, la telepatía no existe. Además, los elementos que intervienen en la comunicación son más y bastante más complejos que los que nos contaron en la asignatura de Lengua en el colegio (pero esto lo dejaremos para otra ocasión, que me emociono y acabo escribiendo un libro en vez de un breve artículo).

Continuar leyendo “De armadillos y erizos. Estilos comunicativos.”

Carne cruda + San Valentín = (des)amor + sexo + neurociencia

El pasado 14 de febrero con motivo de la celebración del día de San Valentín (patrón de grandes almacenes y todavía mayores centros comerciales), la inigualable y dicharachera astrocoplera Natalia Ruiz Zelmanovitch y el crudo crudísimo Javier Gallego me invitaron a participar en el programa Carne Cruda para hablar, junto con Ramón Nogueras y José Ramón Alonso sobre amor, desamor, sexo y neurociencia. Fue divertido, interesante y, como siempre, riguroso.

No tengo palabras para agradecer al programa la invitación, pero todavía menos para el estupendo sándwich que me hicieron. Y explico que digo sándwich porque mi intervención fue precedida por la de Ramón y seguida por la de José Ramón.  No vayáis a pensar otra cosa, que nos conocemos…

Continuar leyendo “Carne cruda + San Valentín = (des)amor + sexo + neurociencia”

El silencio ensordecedor

Desde pequeña tuvo una relación extraña con el silencio. Una relación de amor – odio. A ratos lo disfrutaba. En ocasiones hasta lo necesitaba. Otras, en cambio, le daba miedo porque le hacía sentirse sola. Temía quedarse sola. A solas, consigo misma.

Ahora entiende por qué la música siempre ha sido esencial en su vida. Era lo primero que hacía al entrar en casa desde bien pequeña: poner música. Primero en su indestructible reproductor Fisher Price hasta desgastar los cassettes, años después los vinilos que sonaban en la minicadena que le regalaron con quince años y, ahora, en cualquiera de los múltiples dispositivos tecnológicos con los que contamos.

No era sólo una costumbre familiar. Era algo más. Una herramienta, una salida, una solución que le permitía acallar algunos de sus pensamientos y huir o distraerse de algunas de sus emociones.

Sin embargo, con el paso de los años, el recurso ha perdido su fuerza. La música, su música, la banda sonora de su vida está impregnada de protagonistas, emociones y recuerdos. De modo que, sin querer, el silencio se ha ido haciendo más y más poderoso. Ya no consigue acallarlo cuando le habla, cuando le grita ensordecedor, de noche. Ya no hay silencio en su interior.

El silencio, inquisidor, le pregunta «¿Por qué te has rendido?» El silencio, cruel, le reprocha «¿Por qué no sigues luchando?» Entonces ella llora, abrazada a su almohada, como si ésta fuera una suerte de salvavidas, como si ésta pudiera evitar que naufragara entre la nostalgia del pasado, la tristeza del presente y el miedo al futuro.


Este relato ha sido escrito para @divagacionistas en su convocatoria #relatosSilencio de febrero de 2018.

El clítoris: El tamaño sí importa (Fundación Sexpol)

Mientras fui alumna de la Fundación Sexpol escribí un artículo sobre el clítoris que publicaron en el número 123 de su revista.

Apropiándome de uno de los mitos más extendidos relacionados con la sexualidad masculina, quiero contarte una realidad (tristemente aún poco conocida) de la sexualidad femenina. A pesar de la curiosidad que espero haber despertado en ti, antes me gustaría invitarte a reflexionar sobre algunas cuestiones.

¿Qué sabes del clítoris? ¿Sabes dónde se localiza? ¿Cuál crees que es  su  función?  ¿Conoces sus dimensiones?  ¿Qué pensarías si te dijera que la extensión del artículo será proporcional a la de su protagonista? ¿Pensarías, quizás, que será un texto… breve?

Comprobémoslo.

Os invito a leerlo, criticarlo, compartirlo y/o enriquecerlo.

Desde aquí me gustaría dar las gracias al profesorado del máster no sólo por todo lo que nos enseñaron, sino también por mostrarnos que en el mundo no sólo hay sexualidad, sino sexualidades: tantas como personas.
Gracias Ana, Rosario y Roberto.

Las aplicaciones del sexo

Pensarás que no hace falta un post para explicar para qué sirve el sexo. Yo, por lo que me encuentro en consulta y fuera de ella, no estaría tan segura. Sin embargo, en esta ocasión no me refiero a las aplicaciones prácticas del sexo, sino a las aplicaciones que podemos descargar del Play Store o del Apple Store para ligar o buscar parejas sexuales. Continuar leyendo “Las aplicaciones del sexo”

¿Por qué lo llaman vagina cuando deberían decir vulva?

Siempre me ha resultado sorprendente la cantidad de apodos que existen para los genitales masculinos. Por ejemplo para el pene los hay formales (como miembro viril), gastronómicos (como morcilla o salami), infantiles (como pilila o pitilín), metafóricos (como manguera), divertidos (como la flauta de Bartolo que tiene un agujero sólo) y algunos más que, según quién y cómo te los diga, pueden resultar terriblemente eróticos (quizás otro día me anime y te cuente…)

El miembro viril tiene nombres mil.

Continuar leyendo “¿Por qué lo llaman vagina cuando deberían decir vulva?”

Desde el undécimo piso

Estaba asomada a la ventana del undécimo piso del edificio. A sus pies, la ciudad. La imagen le recordaba a una obra de Antonio López que había visto unos meses atrás. Sus pensamientos se vieron interrumpidos, como su respiración, cuando sintió cómo se abría la puerta de la habitación.

Percibió sus pasos acercándose; después su respiración, tan agitada como la de ella. Seguía muda e inmóvil. Él, más valiente, apartó suavemente su pelo del hombro mientras le susurró al oído un saludo cómplice. En ese momento una descarga eléctrica recorrió todo su cuerpo, que rápidamente fue superada por la que sintió con el beso que, sabia y traviesamente, él depositó en su cuello. Conocía sus puntos débiles. ¡Sabía tanto de ella…! Tanto como ella sabía de él.

Sin moverse, él acarició sus hombros con las manos con las que ella tantas veces había fantaseado. Los tirantes se rindieron, como ella hace unas semanas. Se dejo envolver por el abrazo sincero y sediento de él. Sintió su calor, su olor y su excitación. No había prisa, no había reglas. Sólo deseo.

A pesar de que el rubor aún cubría sus mejillas, ella se giró para sostener la mirada divertida de él. Siempre le había sorprendido la capacidad que ella tenía para despertar su ternura y lujuria al mismo tiempo.

El beso llegó. Pausado y tímido al principio. Húmedo y ardiente poco después. Aunque él siempre parecía muy seguro de sí mismo, ella percibió sus dudas. Conocía sus temores. Acarició su cuello y espalda mientras le ayudaba a quitarse la ropa.

La pasión reinó en la habitación durante las siguientes horas. Nada ni nadie les impidió disfrutar de sus fantasías, de todo lo que se habían dicho y de lo que aún no habían podido compartir.

Dicen que no hay nada peor que las expectativas, pero sus cuerpos, su deseo, sus caricias y el placer encajaron como lo habían hecho sus palabras durante los últimos meses.

Es increíble que todo empezara con un intercambio de tarjetas…


Este relato ha sido escrito para @divagacionistas en su convocatoria #relatosTarjetas de diciembre de 2017.

La imagen que acompaña al relato es una obra del pintor manchego Antonio López. “Madrid desde las Torres Blancas” (1976)

 

Amor, comunicación y «te quieros»: mi colaboración en un artículo de Eslang

Hace unas semanas Cecilia Marín contactó conmigo para conocer mi opinión profesional como psicóloga y terapeuta de pareja acerca de la importancia que tienen esas 8 letras en las relaciones afectivas. Te quiero. ¿Qué significa? ¿Qué implica? ¿Qué hacer si nos lo dicen? ¿Qué hacer si no sentimos lo mismo?

“Los sentimientos se tienen, no se fuerzan ni se razonan”, justifica Morán. “Si no correspondes a la persona que te lo dice, no es culpa de nadie. La comunicación explícita, pero cuidadosa con los sentimientos de la otra persona es la mejor herramienta para entendernos”.

Podéis leer el resto del artículo, en el que también participa la psicóloga Sonia García, en el siguiente enlace: ¿Por qué es tan importante decir te quiero (si es que lo es)?

Los 3 chanchitos me invitaron a un cuarteto para hablar del 69

Hace unos días los increíbles, maravillosos, divertidos y sabios 3 chanchitos me invitaron para charlar sobre un sensual (y algo contorsionista) número: el 69. Por si no lo sabéis (cosa que dudo) Alberto Márquez, Clara Grima y Enrique F. Borja forman este físico – matemático e ínclito trío.

Continuar leyendo “Los 3 chanchitos me invitaron a un cuarteto para hablar del 69”